RESPONSABILIDAD SOCIAL

Ahora que estamos en casa, en estado de alarma y escuchando en los medios de comunicación el recuento de enfermos del coronavirus me pregunto ¿y todo esto qué? ¿Por qué se ha colapsado el sistema sanitario?

Apelando a la responsabilidad social, lo primero y principal es que si el Presidente del Gobierno nos dice que nos quedemos todos en casa, pues nos quedamos. Seamos de la ideología que seamos, del color de nuestra bandera o de la comunidad a la que pertenezcamos, la UNIÓN HACE LA FUERZA.

Si no sabemos de qué va todo esto…pues tampoco pasa nada…porque al final como decía Sócrates….el “sólo sé que no se nada”…se convierte en un lema universal y la incertidumbre se acepta como parte de la vida.

Respecto al colapso sanitario toca reflexionar mucho más. Indiscutiblemente, los profesionales sanitarios son los grandes héroes de esta contienda, porque están trabajando las horas que el cuerpo les aguanta para salvar vidas. Escuchamos aplausos en la ventana y nos emocionamos, porque sentimos la unidad de una sociedad que agradece al que realimente está al pie del cañón. Tan sólo una reflexión…todos los profesionales sanitarios están al pie del cañón TODOS LOS DÍAS DEL AÑO…y es ahora cuando un virus que nos afecta a todos por igual, nos hace conscientes de su labor, identificando el egoísmo de las masas, presente también todos los días del año.

Como agencia encargada de comunicaciones del sector salud, somos muy autocríticos con los contactos que establecemos con los médicos y farmacias. Creemos que ha llegado el momento de darnos cuenta que ayudaríamos mucho más al sistema sanitario si se realizaran acciones de comunicación no presencial, evitando así ocupar un espacio de tiempo, de por sí, ajustado para el personal sanitario. Podemos  ayudar con mecanismos de comunicación que permitan recordar tratamientos a los pacientes, explicar los efectos que un medicamento tiene en el cuerpo del paciente, facilitar la recomendación de medicamentos que no necesitan prescripción y que permiten al paciente un autocuidado que libera las urgencias y consultas sanitarias leves. En definitiva, tenemos que pensar en ayudar al personal sanitario a partir de una responsabilidad empresarial de cómo, cuándo y dónde comunicarnos.

Seamos conscientes de que nuestro sistema sanitario no puede soportarnos a todos, ni hoy con pandemia, ni nunca. Tenemos que ser responsables de nuestra propia salud y darnos cuenta de que este coronavirus nos está haciendo reflexionar sobre una cosa muy importante, si te cuidas a ti mismo, estás cuidando de todos. Ahora mismo nos dicen que esto lo conseguimos quedándonos en casa y evitando la propagación de la enfermedad porque el contagio ya es inevitable, pero hay muchas formas de cuidarnos.

Valga este escrito para que todos tomemos consciencia de nuestra responsabilidad social, individual, que aunque parezca contradictorio mezclar conceptos aislados y conjuntos, todo está relacionado en este mundo que nos es más que un círculo.

Hoy aislados, nos comunicamos con el conjunto por las redes sociales y a todos agradecemos su presencia ausente pero latente en este mundo que cambia con el ánimo de los alegres, el trabajo de los valientes y el amor de los presentes.

Todos los que nos hemos quedado en casa estamos contribuyendo a que se rompa una cadena exponencial de una pandemia desconocida en sus causas y efectos. Probablemente todos acabemos afectados por el virus de una forma u otra, esperemos que sea lo más tarde posible y nuestra salud o fortaleza nos permitan ganar la batalla.

Lo que ya hemos aprendido es que si nos cuidamos a nosotros mismos, cuidamos al mundo entero, por lo que el amor propio entendido como un mecanismo de supervivencia nos libera de egoísmos ajenos y nos protege.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *