MIEDO AL COVID-19

La pandemia está provocando mucho temor, con razón, a la sociedad en su conjunto y en particular a la población contagiada. Este miedo al Covid-19 es probablemente proporcional al riesgo, pues el comportamiento epidemiológico y clínico de la infección no solamente es virulento sino también incierto.

Pero se habla poco del temor de los pacientes que padecen enfermedades crónicas o de las personas sanas que inician los síntomas de otra enfermedad.

En cuanto a pacientes crónicos ¿su miedo es proporcional?

Claro que hay que tener miedo al Covid-19, pues es necesario para que se tomen las medidas de prevención adecuadas para evitar el contagio. Es verdad que los pacientes con enfermedades crónicas se pueden descompensar al contraer la infección, pero son necesarias tres advertencias:

  • En la mayoría de padecimientos crónicos el riesgo de la infección por Covid19 es similar al de la población general. Hoy en día, solamente se ha comprobado que la vulnerabilidad a la infección Covid19 se relaciona exponencialmente con la edad y proporcionalmente con la hipertensión arterial y el sobrepeso.
  • No se han documentado enfermedades crónicas (innumerables) desproporcionalmente vulnerables. Es sorprendente la excelente supervivencia en pacientes sometidos a quimioterapia o a trasplante que se han infectado por Covid19.
  • El paciente crónico precisa el mismo cuidado en situación normal que en situación de pandemia.
En cuanto a personas sanas que inician síntomas de otra enfermedad ¿su miedo es proporcional?

La respuesta es un rotundo no.

Es cierto que una importante proporción de personas sanas que inician algún tipo de síntoma, finalmente no padecen una enfermedad importante. Pero es más cierto que cuando esos síntomas son el inicio de una enfermedad grave la atención médica es imprescindible.

Disminución de consultas de patologías con riesgo vital

Es una realidad que en los Servicios de Urgencias el número de consultas ha disminuido en proporción inversa al número de ingresos por Covid19. En tres ejemplos se puede apreciar este problema:

  • La gravedad de los debuts diabéticos.
  • Las apendicitis complicadas está siendo inusual en la población infantil (población con una vulnerabilidad nimia al Covid19)
  • El otro ejemplo es que las Unidades de cardiopatía apenas han trabajado en este estado de alarma. Sin embargo el número de ingresos por infartos cardíacos evolucionados con un riesgo vital considerable ha sido insólito, lo que quiere decir que el dolor en el pecho lo han pasado en su casa.

Es recomendable aconsejar a los pacientes que padecen una enfermedad crónica que mantengan el mismo cuidado y continúen con el mismo seguimiento que precisaban con anterioridad a la pandemia.

Es necesario comunicar a las personas sanas que el miedo al Covid19 no debe ser desproporcionado. El síntoma es un riesgo inmediato y real que podría ser una alerta ante una enfermedad grave. La consulta al médico puede ser inmediata con una llamada telefónica.

La respuesta del médico será siempre adecuada a las circunstancias y cuando el médico nos recomienda una visita presencial no se debe esperar a acudir a la consulta por miedo al contagio.

En conclusión, ante una dolencia o malestar consulte a su médico habitual y no tenga miedo al Covid-19. Los profesionales sanitarios tenemos la responsabilidad de atenderle de la forma más adecuada.

Redacción: Isaac Martínez Bendayán – Médico cardiólogo y pediatra

Para contactar con el médico o solicitar una consulta médica puede dirigirse a su correo electrónico isaac.martinez.bendayan@gmail.com

Puede consultar recomendaciones para reducir el miedo al coronavirus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *